viernes, 16 de febrero de 2007

ME TOMO VACACIONES, ME TOMO CINCO MINUTOS, ME TOMO UN TÉ


Ah, el verano. Derrite, desintegra la materia, la gente desaparece en todo sentido. No está mal desaparecer un poco. Así se puede sentir esa emoción extraña del regreso, una suerte de ansiedad mezclada con sorpresa, después de un tiempo en el que los demás no saben de una, y una ni siquiera piensa en los demás. Mis vacaciones son fuga. Del entorno, de mí, de la pc. El volver es siempre adrenalina, verborragia, mucho para decir sin saber por dónde empezar. Voy por partes.

******************************
Tiempo atrás aquí hablé de Pablo, el ciego. Cuando escribí aquello lo hice con cierta nostalgia, porque hacía mucho que no sabía nada de él. Poco después de publicar esa historia apareció Pablo. Me llamó para agradecerme todo lo que escribí, me contó que se había emocionado al leerlo, y me explicó que estuvo un poco desparecido por elección personal, desconectado de todo, pero que estaba de vuelta. Y haciendo radio. Pablo está en la radio comunitaria FM 106.3 Libertad, de Ruta 8 a la altura del KM 19, y conduce un programa llamado “Pan y Circo”, que se emite los jueves de 17 a 20 horas. Me dio una enorme alegría saber que Pablo estaba de regreso en el medio que lo identifica, donde todos los sentidos cobran otro valor para él, para todos. Comparto la noticia por si alguien puede sintonizar esa radio y conocer a Pablo durante su vuelo.

******************************

Es maravilloso lo que logra la radio, cómo todo se vincula de la manera más extraña.
La radio me permitió conocer mucha gente, a mis grandes amigos los conocí mediante la radio, incluso a mi pareja (una historia tan especial que me reservo por ahora, porque es la historia de mi vida). A veces la radio llega donde ningún otro medio puede llegar, y desde ella se puede entrar en el mundo de otros seres tan especiales como desconocidos. Así fue como un día, ondas radiales mediante entré en Tandil, una ciudad Argentina, a 370 kilómetros de Buenos Aires. Es el poder de la AM, que siempre defenderé por ese gran alcance, que a veces trasciende la imaginación. Hace como siete años ya, un día recibí un mail de Juan Pablo, donde me contaba que vivía en Tandil, que sintonizaba la radio por onda corta desde allá, y mails, chats y teléfono mediante, nos hicimos amigos. Jamás nos hemos encontrado en persona hasta hoy, pero nos sabemos ahí, cerca, aunque pasen meses sin tener noticias uno del otro. La radio nos unió, y como una constancia de nuestra amistad, la radio es la que siempre nos encuentra. Hacía más de un año que no tenía novedades de Juan Pablo, y hace unos días me envió un correo en el que me invitaba a visitar su blog, porque allí había subido grabaciones de aquellas emisiones que lograba sintonizar misteriosamente años atrás. Un homenaje, me explicaba, a una emisión radial que significó mucho para él en aquel momento. Me emocioné. Y descubrí fascinada que su blog se llama
Noches de Radio. Lo visito, y veo que su pasión por la radio sigue intacta, que nuestras vidas han cambiado y han tomado rumbos diversos, pero que la radio aún significa lo más importante de nuestras vidas. Es genial. Gracias, Juan Pablo, por todo.

******************************

Hablando de radio, me sorprendí mucho cuando supe que “Mundo Cañón” se pasó a Radio Futura. Estuvieron varios años en AM Libre, primero en la mañana y desde la partida de Daniel Figares y su “Plan B” pasaron a ocupar la primera tarde. No es que les deseara seguir bajo el ala del déspota de Fasano, de hecho siempre creí que merecían un destino mejor que el fatal multimedio plural, incluso la FM parecía lo ideal en función del buen gusto musical de sus conductores, pero no me los hubiera imaginado en Radio Futura ni aunque me hubieran dado un licuado de lsd, peyote y mezcalina. Ocurre que Rufo Martínez y Guillermo Amexeiras no me daban el perfil 'american idiot' que promueve Petinatti en su radio. De hecho siempre se mostraron como dos tipos inteligentes, con buena cultura musical, sentido crítico y humor ácido. Características que en Radio Futura nadie demuestra poseer, empezando por ‘the boss’. Durante años se burlaron de Petinatti, marcaron públicamente diferencias que parecían irreconciliables, incluso Amexeiras, quien conducía en TV “Planta Baja” pareció vivir un incómodo momento de tensión el día que estuvo Petinatti de invitado. Estaba clarísima la distancia entre ellos para cualquier oyente de “Mundo Cañón”. Cómo llega ahora este programa a la radio del tipo al que bastardearon durante años, con el que más allá que lo dijeran o no se notaba claramente la diferencia de estilo y pensamiento, es un misterio que solo puede resolver un cheque abultado. Me decepcionan. Soy de las personas que creen que en la vida hay que ser honesto con uno mismo ante todo, y que por más plata que haya uno debe mantenerse fiel a sus convicciones. Prefiero y elijo no estar antes que traicionar mi conciencia. Petinatti por ejemplo está en las antípodas de mi vida. No me importa si es buena o mala persona, lo único que tengo claro es que no comparto ni un poquito su modo de hacer comunicación y punto. Y creí que los muchachos de “Mundo Cañón” eran esa clase de gente que no vendía su alma al diablo. Me da mucha pena por ellos. Es obvio que la jugada de Petinatti fue poner una propuesta que más o menos pudiera competirle de igual a igual a “Justicia Infinita”, de Océano FM. Van a estar a la misma hora y tendrán el mismo público objetivo. Ahora van a vivir la fiebre del ‘minuto a minuto’, dejándole el aire caliente al jefe, que saldrá después de ellos. Pienso: si bien me sorprende que los cañoneros hayan aceptado trabajar con su viejo enemigo, más aún me sorprende la falta de escrúpulos de Petinatti. No le importa nada, el tipo se anima a convocar a quienes lo han defenestrado durante años con tal de ganar un punto más de rating, es morboso. Así juega él, desde luego, y a alguien así yo lo quiero bien lejos. Tan lejos como estaré yo de esta nueva peleíta entre cañoneros y justicieros. Los superenemigos del aire.

******************************

Ya que lo nombré, vale la pena decir que volvió Daniel Figares. En formato escrito, y se agradece. Admiro su capacidad de decir no. A diferencia de los cañoneros, Figares es un ejemplo de un tipo con agallas, que prefiere estar un largo tiempo sin trabajo antes que bajar la cabeza ante una chequera. Más allá de estar o no de acuerdo con él, valoro que siempre se haya jugado a decir lo que pensaba en cada medio en el que estuvo. Supo estar en el lugar y el momento justo, y también supo irse a tiempo cuando no se sintió a gusto con alguna cosa. Yo crecí con Figares desde El Dorado FM, cuando esa radio era una aventura para los oyentes que descubrían una nueva forma de expresión. Pensar que a Petinatti lo inventó Figares, lo parió, qué lo parió. Son dos tipos tan diferentes que cuesta creerlo. Incluso la gente más joven no tiene ni idea de esta historia. Petinatti era oyente de “El Subterráneo”, de esos fanáticos de un programa de radio que van de visita al estudio, y de tanto estar en la vuelta un buen día acaban siendo parte del programa. Así arrancó Petinatti, bautizado con ese nombre por Figares, en homenaje a Roberto Pettinato, ex saxofonista de Sumo, actual conductor de “Duro de Domar” en Argentina. Luego separaron caminos, y lo bien que hicieron. Figares agarró para un lado más periodístico, y Petinatti terminó de dibujar al payaso que llevaba dentro (perdón Krusty). Quienes hoy andan en el entorno de los 30 años o más y llegaron a escuchar “El Subte”, posiblemente siguieron a Figares. Los más jóvenes, que no alcanzaron a conocer lo que era una radio con personalidad y se encontraron con el Petinatti de “Malos Pensamientos”, se comieron la mentira de que el tipo era el ejemplo de la transgresión de la radio uruguaya. Ya sabemos quién fue más exitoso y quién hizo más plata, y quién eligió un perfil bajo y se ganó más enemigos.
Figares es un mal necesario, el tipo tiene que tener un espacio, tiene que poder hablar de lo que se le canta, cuando y como quiera. En los medios uruguayos hace falta gente que se la juegue, que no vaya para donde sopla el viento. Sin embargo no le cae simpático a los medios de derecha ni a los de izquierda, simplemente porque ha manifestado públicamente que no le cree a nadie. Y acá tenés que estar de algún lado para tener un lugar, nadie quiere contratar a alguien que no le dará para adelante a sus intereses. Afortunadamente Figares volvió a decir lo suyo públicamente, ahora desde la revista virtual
Deltoya, donde tiene su propia columna y prende el ventilador frecuentemente.

******************************

Hace unos meses atrás tenía mi rutina de internet a la mañana. Encendía la pc y acto seguido realizaba una recorrida por un montón de blogs. Sin embargo ya no leo tantos blogs con la misma ansiedad fisgona con que supe hacerlo. Incluso me costó volver a este, confieso. Es raro, porque los blogs tienen algo fascinante y perverso a la vez. Quizás el hecho de que se viertan tantas opiniones, emociones y sensaciones hace de este un juego límite, donde solo sobrevive quien tiene elementos indispensables para jugarlo: paciencia, constancia, tolerancia, y sobre todo, tiempo. Solía empezar siempre por el blog de
Benito. Un caso curioso en la historia de los blogs uruguayos, en el que la popularidad se volvió enemiga de la intención original. Lo que pasó con ese blog merecería varios análisis, porque todo lo que parecía positivo se transformó en negativo: la enorme cantidad de participantes vulgarizó las discusiones. Es válido reflexionar sobre el riesgo de volverse masivo, o al menos popular. Ha pasado con el rock uruguayo de los últimos años, por ejemplo, aunque el fin lucrativo fue causa importante del deterioro artístico del género. En el caso de ese blog, que un tipo escribía –con gran estilo y fuertes argumentos- sobre lo que se le daba la gana, siempre con un pie en la realidad y con intención de divulgar (cultura, ideas, historias), no existía fin de lucro sino pura manifestación gratuita de conceptos subjetivos. Alguna vez Benito expresó que su intención más pura al construir ese espacio fue el intercambio de ideas con un puñado de seres que podían compartirlas, o por lo menos entenderlas. Nada más. Sin embargo la variedad de temas tratados y el ‘link a link’ de la red llamó la atención de mucha más gente de la esperada, algo que en principio le dio vuelo al blog, pero que con el tiempo desgastó la intención original. Cuando un posteo de Benito superó los mil comments en apenas tres días la cosa comenzó a desdibujarse, y el autor anunció su retirada. La vulgaridad mató las buenas intenciones. La intolerancia afeó el paisaje de una escritura refinada, cuyo propósito no era discutir con pendejos idiotas sobre si canta bien o no el vocalista de NTVG, por ejemplo. Cuando todo alrededor se torna mediocre, es mejor bajar la persiana, y FYT cerró primero la posibilidad de dejar comments, y un buen día Benito no escribió más. Se lo extraña, desde luego, pero se agradece tamaño gesto de coherencia.
Hace tiempo me preocupa el vaciamiento de la generación que actualmente ronda los 20 años, que no tiene referentes culturales ricos, carece de ideas e ideología, se expresa muy mal oralmente –ni hablemos de la escritura, por dios- y se aferra fácilmente a ídolos pintados en remeras y banderas. Ese es el público que va y llena un estadio para ver a cualquier imbécil cantando que con hambre no se puede pensar, sin inmutarse por el hambre cultural que padece esa masa de seres uniformes de la que forman parte. Sin cultura no se puede pensar, sin información no se puede pensar. Y con seres no pensantes es imposible abordar una discusión inteligente, que aporte algo. Eso quizás le pasó a Benito, se desmotivó cuando se sintió leído por tarados, pienso que en parte debe haber sido un duro golpe a la autoestima del autor, sobre todo para alguien que evidentemente escribía para otro tipo de público. Ese es el riesgo de tener un espacio abierto a todo el mundo, donde entra a jugar también la ética personal de censurar o no censurar, y la suma de todo eso acaba por desvirtuar la intención original.

******************************

Así como Benito los mandó a cagar a todos, un tal
Eduardo Acosta, desde un blog muchísimo menos popular que FYT, atendió uno por uno a los commentators idiotas, incluyendo a un músico del rock uruguayo que se enroscó a discutir con él cuando no estuvo de acuerdo con la crítica. Un día Acosta posteó algo referido a los premios Graffiti y la actitud de La Trampa en la entrega de los mismos. Acosta fue brillante en sus apreciaciones sobre el estado actual del rock uruguayo, reflexionando sobre las contradicciones y demagogia de los músicos. ¡Para qué! De golpe los comments estaban llenos de ‘cabecitas’ defendiendo a su banda favorita como si en eso se les fuera la vida, y el guitarrista de La Trampa Garo Arakelián en persona discutía con Acosta acerca de lo que él tomó como insultos del blogger hacia su trabajo. No sé si entendieron: ¡el guitarrista de una banda en persona salió a discrepar con un tipo que dijo algo en un blog! EN UN BLOG. Esto demuestra, por un lado, que la falta de espacios de crítica hace que la opinión de un ser desconocido que escribe un blog sea tomada como la amenaza enemiga, y por otro lado explica por qué razón ha ido desapareciendo la crítica de los medios masivos de comunicación. Los músicos no se hacen cargo de lo que hacen, el público los defiende a ciegas porque no sabe pensar y los comunicadores alimentan ese círculo vicioso desde una condescendencia alarmante. Solo así se explica que un medio no masivo como un blog pueda resultar provocativo y generar esa cadena de respuestas escritas por seres vacíos, incapaces de pensar dos veces antes de emitir insultos y defender lo indefendible. Acosta fue desafiado por Arakelian a charlar cara a cara para ajustar conceptos, como esperando absurdamente que alcohol mediante Acosta cambiara de opinión. No es la primera vez que Arakelian se mete personalmente a discrepar públicamente, lo hizo varias veces cuando leyó o escuchó cosas que no le gustaron, pero ha llegado a una decadencia tan atroz que ahora se enrosca a discutir en un blog, con una actitud tan intolerante como poco inteligente. ¿Acaso espera que todo el mundo hable bien de él? ¿Por qué razón todos deberían actuar como si fueran sus amigos? Visto y considerando la conducta que adoptan los miembros de esa banda ante una crítica, no podemos esperar mayores virtudes por parte de su público. El vacío genera más vacío, estamos deformando el cerebro de toda una generación.

******************************

Vi solo dos espectáculos durante el verano, a cual de los dos más loco. Una tarde en la playa Pocitos tocaron los Buenos Muchachos. Tenía mis dudas, no los imaginaba como una banda playera, con sol, con Kairo Herrera (otro ‘Petinatti boy’) gritando desaforadamente “¿quieren rrrrrrrrrroooooooooock?” o “¿cóoooomo se llaaaamaaaa esta bandaaaaaaaa?” (apesta esa postura de rock star caída en desuso y tan impostada, la gente se burla del tipo desde la arena pero él es re feliz imitando a un viejo presentador de Guns’n’Roses). Me sentía una vieja en medio de tanta muchachada joven, un público que promediaba los 20 años y que solamente conocía los ‘hits’ de la banda, como “He Never” o “Y la nave va”. Para regocijo de los pocos coetáneos de los músicos que presenciábamos el espectáculo se despacharon con un repertorio de canciones de todos los discos y abusaron de la distorsión. Curiosamente no había espectadores en los balcones de los edificios cercanos, mucho ruido para la doña que anda con bajón de presión. Confirmo que son una gran banda, que saben mostrar su personalidad aunque el entorno les sea adverso (arena + sol + Kairo Herrera + pendejos con banderas no son precisamente lo que deben haber soñado cuando escuchaban a los Pixies en su adolescencia). Una hora de ruido de pedales y guitarras desgarradas. Hacía mucho que no los veía, y me quedé satisfecha. Pedro Dalton sigue vivo, la familia está bien.

“The Casero Experimendo”. Hacía años que no me reía tanto en una sala de teatro (si es que alguna vez pude reír en el teatro). Alfredo Casero presentó un espectáculo tan demente que aún no lo puedo creer. El tipo está genialmente loco. Veo videos con avisos publicitarios del estilo “Chachachá” que me hacen extrañar los ciclos “El estigma del Doctor Vaporeso” y “Dancing en el Titanic” que en una época daba I-Sat. Veo al tipo cantar y recitar letras absurdas. Baila, cuenta, opina, y promediando el show se vuelve inclasificable. Llamarlo ‘stand up’ le queda chico, Casero es un artista demasiado completo, adictivamente bueno, todo lo que hace sobre el escenario le sale bien, y el público no puede parar de reír. Lo bizarro en su máxima expresión. El estigma de “Chachachá” cobra vida, Casero se regocija al saberse comprendido por otro puñado de locos que le siguen la cabeza y pagan para verlo. Es la primera vez que veo que un actor invita al público al escenario (para recrear en vivo una escena de lo más alucinada, con la gente interpretando un barco, juncos y gaviotas, una situación que el tipo sabe dirigir con brillantez y resuelve en escasos minutos), que la gente suba voluntariamente, y una no sienta esa vergüenza ajena propia de los espectáculos con interacción actores-público en los que lo único que piensa es: “que no me toque a mí, que no me toque a mí”. Aún creo recordar escenas del show que no sé si ocurrieron o las imaginé, todo es posible. Lo mejor que he visto en teatro en años, lejos. Volveré a verlo cuando pueda, seguro. Como si fuera poco, parte de la locura que significó esa noche en el Movie Center fue alimentada por una lata de cerveza helada que le ¡regalaban! a cada persona que entraba a la sala. Juro que no lo soñé.

10 Comments:

At 16 de febrero de 2007, 09:56, Blogger Clementina dijo...

Lois, una alegría volver a leerte. Bueno vamos por partes porque como si te conociera, mirá, tengo alguna cosilla para acotar sobre cada apartado. Justo el otro día leí un blog jugueterabioso, en donde su dueño le rendía un sentido homenaje a la radio con la que creció. Tuve la oportunidad de vivir la radio con un sentimiento transmitido y hermoso, la conocí por dentro... lo que me llevo a asombrarme en los largos pasillos del éter, como a decepcionarme...supongo lois, que sabrás de eso. Cuando atravesamos el telón siempre corremos el riesgo de ver al los actores sin disfraz...

Con respecto a Benito... No vamos a negar que el tipo, además de escribir bien, porque sí que lo hace y de brindar un cúmulo de ideas poco vistas en este medio, es un tipo inteligente. Yo leía su blog y sí, la verdad que esa masividad de comentarios empequeñecían la altura desde donde Benito escribía. Ahora, lo único que yo le reprocho a Benito es esa onda "me cansaron, pero me voy de a poquito", eso realmente nunca lo llegué a entender del todo. Si te saturaste, ya está, es dar vuelta el plato y decir no quiero más ración, pero despedirse con un post en partes??? Creo que en ese sentido a Benito se lo comió un poco el personaje de ser la "estrella" bloggera por excelencia. Pero bueno, de todos modos sí que se lo extraña.

Chachacha...uno de los mejores programas que tuve la gracia de ver. Cómo olvidar la convención de Batmanes del Mercosur, en dónde el argentino entra con bombo cantando "los muchacho peronistas...!!!" y el uruguayo...sí, termo y mate pero con el sentido que solo chachacha puede haberle dado. El batman paraguayo?? quiero un amigo como él.
Este es el comment más largo que dejé en mi vida. Lois, mirá lo que lograste!
Besos

 
At 16 de febrero de 2007, 13:41, Blogger LOIS dijo...

Clementina: Qué honor ser la destinataria del comment más largo de tu vida, muchas gracias!
Es verdad que Benito se despidió en cuotas, es que en el fondo daba la impresión de no querer irse, porque quizás si no se hubiera tenido que topar con tantos idiotas nunca se le hubiera cruzado esa idea por la cabeza. No olvidemos que su blog tenía varios años ya, el tipo fue un pionero en el tema, jeje. El furor de los blogs fue reciente, pero Benito estaba ahi cuando nadie sabia siquiera lo que era un blog. Precisamente yo lo extraño porque hacía tantos años que lo leía que era uno de mis vicios del ciberespacio.
Respecto a Casero, bueno, los Batman eran geniales, al igual que otros personajes inolvidables como la Familia Cubrepileta, o Peperino Pómoro (que luego revivió con el genial Todo x 2 pesos), aunque lo que más me gustaba de Chachacha eran los avisos publicitarios de los productos más insólitos, con locuciones de lo más bizarras. Justamente parte de eso sobrevive en el show de Casero en teatro, y realmente: cuando digo que no podía dejar de reír no es un decir. No podía dejar de reír!!!
Saludos, Clementina, volvé cuando quieras. Prometo lo mismo.

 
At 16 de febrero de 2007, 23:59, Blogger Juan Pablo dijo...

Muchas tenquius por dedicarme un espacio en este post, por el link y todas la charlas que hemos tenido a lo largo del tiempo. También yo me emocioné cuando encontré esas grabaciones en mis cassettes.
Sobre los Batman, el mejor para mi fue aquel donde (y justo se relaciona con radio) Héctor Larrea entrevista en su programa a Batman, quien reclamaba garantías laborales ante la importación de otros Batmanes (en especial el chileno). Mientras tanto, Robin, que cuidaba el batimóvil, era chantajeado por la policía. Éstos le ofrecían como alternativa para evitar la multa un "enmantecado". Sublime.
Por cierto, soy fanático de Chachacha y de todo su humor absurdo. Gracias a YouTube muchos de esos sketches vuelven a estar disponibles para todos los mortales.
Y me despido con una frase del mártir Peperino: "Yo soy Peperino, el mártir divino, yo soy aquel que no escucha a Luis Miguel".

 
At 17 de febrero de 2007, 11:37, Blogger Clementina dijo...

Me había olvidado de ese capítuloooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!! genial!!!!

 
At 4 de marzo de 2007, 11:28, Anonymous robertö dijo...

Muy lindo post.
Yo sentí alivio cuando Benito cerró FYT. Creo que ninguno de los comentadores nuevos era básicamente malo, no más de los que ibamos cayendo por primera vez en cuentagotas a través del tiempo. Lo que ocurrió es que al final cayó mucha gente toda junta y a Benito, que es un contestador nato, se le sobrecalentó alguna pieza.
Por suerte se fue de ese formato y volvió. Es una forma de evolución, el término blogosfera es genial, es como si se dieran las mismas situaciones que en un ecosistema cerrado, pero entre miles de inteligencias conectadas a través de la distancia.
Gracias a Clementina que tenía la puerta para llegar hasta aquí.
Saludos

 
At 6 de marzo de 2007, 07:58, Blogger LOIS dijo...

Juan Pablo: siempre fuiste bienvenido para mí, en cualquier formato. Celebro el reencuentro. Respecto a Chachacha, lo que más me gustaba de los Batman de Casero eran los separadores en los que una mano giraba torpemente la silueta del murciélago y una voz en off emulaba el clásico "turururú-turururú" que daba pie a otra escena "en alguna otra parte de ciudad Gótica" en la serie de tv con Adam West. Hay que ver con qué pocos recursos Casero logra su efecto. Chachacha era un programa de bajo presupuesto para lo que se maneja en cualquier producción de televisión (y en la época en que Chachacha se hacía vaya si había dinero en la tele, estaba Menem apadrinando a muchos, era el uno a uno, y Susana regalaba un millón de dólares por semana -qué increíble y lejano este recuerdo, de cuando pasamos de las aspiradoras de Berugo al millón de dólares-). Café Versátil de Canal 5 debe tener más inversión de la que tuvo Chachacha en una época, que dicho sea de paso también era emitido en Argentina por el canal estatal.

(Me aparto momentáneamente del punto al que quiero llegar, porque me imaginé de golpe a Sonia Breccia mirando Chachacha y sufriendo convulsiones como los niños japoneses frente a los Pokemon. El día que nuestro canal estatal -que perfectamente podría contar con los productos de los canales estatales de los países vecinos por una suerte de convenio que existe pero que nadie aprovecha- tenga el buen gusto de emitir programas como los de Casero, posiblemente yo ya no esté en este mundo. Actualmente Diego Capussotto, un ex Chachacha que luego realizara el genial Todo x 2 pesos, tiene un programa llamado "Peter Capussotto y sus videos", que se emite los lunes de noche en Canal 7 de Argentina; completamente delirante, brillantemente ilustrado, el tipo pasa videos, pero no cualquier video: Pink Floyd, The Stooges, material musical-visual raro que nutre y enriquece, condimentado con su particular humor. Lástima que Sonia jamás lo entendería. Lo mismo ocurre con "Duro de Domar", el programa de Roberto Petinatto en Canal 13: acá vemos toda la basura del 13, como Tinelli o Natalia Oreiro, pero nos privan de lo mejor).

Volviendo al tema, decía que con poca cosa Casero logra el efecto que otros ni siquiera consiguen con todo el dinero del mundo. Eso confirma que el tipo tiene talento. En el show del Movie Center no tenía escenografía. Era él solo parado ahí, sin cambio de vestuario, sin actores secundarios, sin siquiera un telón que separara escenas, porque ni siquiera las había: un solo acto de casi tres horas de desquicio argumental. Es un tipo muy camaleónico Casero. Su carrera ha tenido delicias como Chachacha y actuaciones dramáticas en tiras de Suar como "Vulnerables", cantó en japonés en la época del mundial de Corea-Japón 2002, tuvo un programa de preguntas y respuestas en el que costaba identificarlo como el Casero que todos creíamos conocer, y la última vez que lo vi en tele fue en la serie "Locas de amor", donde interpretaba a un almacenero de mente limitada y sensibilidad bruta que estaba enamorado de una mujer en terapia psiquiátrica ambulatoria. Eso estuvo bien, me gustó. Y supe que el año pasado hizo un programa de humor con Leticia Brédice que solo tuvo una emisión porque el rating no lo acompañó. Leí en una entrevista reciente que ahora planta alfalfa en un campo. Y en sus ratos libres hace un show increíble como el que yo vi. No sé quién es realmente Casero, tampoco me importa ya. Después de haberlo visto en el teatro volví a escuchar el disco "Casaeruis", ese que tiene Shimauta, pero también tiene "Mi combi", "Pizza conmigo" o el tema con el que solía terminar Chachacha, "Bailando en la sociedad rural". Es buenísimo que un disco de música me haga reír.

Robertö: Supe hace unos días nomás que Benito está de vuelta. Ojalá pueda dominar al monstruo sin cabeza. Las ganas de decir todo lo pueden. Me sigue maravillando el fenómeno del blog, y Benito vuelve a ser centro de mi análisis: no avisó a nadie, pero ya casi todos los commentators de siempre lo encontraron. Cómo el fenómeno del boca a boca -link a link- sigue siendo el más apasionante medio de comunicación. Lo que alguna vez se llamó 'under' se difundía de esa manera, pasándose el dato unos a otros. ¿Es under un blog? Se supone el carácter mismo de ser blog debe implicar menor relevancia que un medio masivo. Pero si un blog se vuelve masivo, quizás pierde la gracia de ser blog. Sin embargo quien tiene un blog puede desear y buscar que todo el mundo lo lea. Lo curioso de Benito es que no hizo un blog para todo el mundo, pero creo que cuando supo que todo el mundo lo seguía de cerca no pudo dejar de pensar que escribía para muchos y no para unos pocos. Quiérase o no, saber que lo que se escribe lo leerá uno solo o lo leerán dos mil, cambia la actitud frente al teclado. Benito ahora se propuso volver a escribir para unos pocos, y pone condiciones. Me resulta fascinante el fenómeno, me muero de ansiedad por ver de cerca la evolución de este proceso comunicacional, es como un reality-blog, lo vivo en tiempo real, a ver qué pasa. Me gusta pensar en esto.

Bueno, esto ya no parece un comment. Eso me pasa por actualizar poco.

 
At 8 de marzo de 2007, 13:06, Blogger Gentleman dijo...

Solo un cometario, me gusta sam shepard.
un saludo.

 
At 11 de marzo de 2007, 12:57, Blogger Juan Pablo dijo...

Lois,

recién leo tu comentario, me alegro que haya sido extenso, eso me hace recordar viejos tiempos. Lamentablemente los comentarios nuevos no me llegan como avisos de cambio en tu blog a diferencia de los posts, por lo tanto solo puedo descubrirlos chequeando "manualmente".
Lo de Alfredo Casero es un caso llamativo, sin lugar a dudas. Tengo la sensación de que simplemente el tipo quiere probar todas las posibilidades que su talento-esfuerzo le permitan. Es de esas personas a las que jamás imaginarías haciendo un revival como miles de músicos que se juntan para "volver a las raíces". Al menos, a mi me pasa algo similar.
El show que me contás es similar al que vi aquí en Tandil hace tres años atrás, aunque contaba con dos personas mas, eran absolutamente reemplazables y ahora que hago memoria, los mejores momentos fueron unipersonales.
Hablando del presupuesto y los recursos con los que contó Cha-cha-cha, Casero explicaba hace un tiempo que gran parte de los videos que tienen de la primer edición del programa fueron borrados por el personal de America TV. A nadie del canal se le cruzó por la cabeza que ese programa podría llegar a ser motivo de culto para miles de personas mas tarde. La mayoría de los videos de esa época se rescataron gracias a los fans que los grabaron en VHS de su propia TV.
Sin embargo, demasiado presupuesto en ese programa hubiese atentado contra el humor original que definieron en esa época. También creo que el programa se fue de la mejor forma posible, mas tiempo hubiese resultado repetitivo. Creo que en lo que a humor se refiere Cha-cha-cha fue casi perfecto y habría que dejarlo intacto.
El programa que creó y el staff que eligió fue genial. También me parece importante darle crédito en esto a mi ídolo Castelo, que fue productor del programa. Adolfo siempre tuvo una visión adelantada en la producción de medios. Que grande, lo empiezo a extrañar otra vez.

 
At 11 de diciembre de 2007, 01:18, Blogger : : : : Mathias : : : : dijo...

Donde podria descargar algun programa de el subterraneo???

 
At 24 de enero de 2008, 17:01, Blogger luistock dijo...

Hay veces en que las búsquedas en la web te disparan hacia cualquier parte, confundiendo.... Me alegro de llegar accidentalmente a este blogg. Parece que se tratara de los comentarios de una vieja conocida mía. Estupendo!!!

 

Publicar un comentario

<< Home